Etiquetas

, , ,

Nadie lo vio como un príncipe azul.

Ella tampoco esperó nunca que lo fuera

Era como tantos otros

Ya saben,

Estatura común, ojos oscuros, talla al uso.

Echaba miel en sus panquecas y tomaba el café cerrero.

Veía vídeos, escuchaba música, se juntaba con los demás.

No llevaba flores a diario, ni regalaba joyas.

Ya saben

No era un príncipe azul.

Pero a diario entraba a la misma hora

Al mismo bar oscuro

Pedía un con leche

y guardaba con disimulo

en su bolsillo las bolsitas de azúcar

Que a diario entregaba a su amada

En ofrenda de su amor sincero.

-Aqui, ahora-

Anuncios